Turismo en Bacalar, Quintana Roo

Turismo en Bacalar, Quintana Roo 1

Bañada por el cálido sol caribeño, Bacalar es un paraíso ubicado al sur de la península de Yucatán. Está situado en la ribera de la Laguna de Bacalar, el segundo mayor lago de agua dulce del territorio mexicano. Sus bellos paisajes, su exuberante flora y fauna, y sus sitios arqueológicos e históricos, invitan a hacer turismo en Bacalar.

Cómo llegar a Bacalar

Si estoy en Cancún y tengo algo de tiempo, uso la opción del servicio de transporte público extraurbano. Es una opción relativamente económica, pero que en contraparte, toma con mínimo seis horas de viaje.

Uso la ruta Cancún – Felipe Carrillo Puerto de la empresa ADO, y allí voy a Limones. Luego me dirijo a Chetumal, en una unidad de Autobuses Caribe u otra línea con igual destino.

En el Terminal de Pasajeros ADO de Chetumal puedo usar la ruta de auto buses que conduce hasta Bacalar. El precio del servicio varía con el horario, siendo el más económico el de horario de media noche (38 MXN$).

En horario diurno el servicio es más costoso, con un precio de 50 MXN$. Dado la demanda que tiene el servicio en épocas de vacaciones, siempre hago una reservación previa vía Internet.

Desde otros destinos,  me traslado vía aérea hasta el aeropuerto internacional de Chemutal, en Quintana Roo. Puedo hacerlo desde las principales ciudades de México, incluyendo Cancún, y algunas de los Estados Unidos.

Luego en Chemutal elijo entre un abanico de opciones, según el tiempo y presupuesto del cual disponga. La opción directa es tomar un taxi en el aeropuerto, cuyo costo por pasajero es de 150 MXN$ (pesos mexicanos).

Hay otra parada de taxis, ubicada a unos 800 m del aeropuerto, donde el costo es de 45 MXN$.  Y por supuesto, puedo optar por la opción de traslado en autobús, antes señalada.

Principales atracciones para hacer turismo en Bacalar

Arqueología

Ubicado a unos 50 km de Bacalar, se encuentra el yacimiento arqueológico de Chacchoben, un antiguo asentamiento maya. Me es posible admirar impresionantes edificaciones construidas en piedra, destacando una imponente pirámide escalonada, con escalinatas en sus cuatro lados.  Este parque arqueológico convive en armonía con una bella zona selvática, que le da un toque holístico especial al lugar.

Puedo visita la Zona Arqueológica de Chacchoben en horario de 8:00 a 17:00, de lunes a domingo. Debo cancelar un costo de 60 MXN$, que no incluye el uso del estacionamiento.

Fuerte de San Felipe

Visitar el Fuerte de San Felipe en Bacalar, es rememorar la época de las pugnas por el control del Caribe.  Fue culminado en 1733, con el propósito de detener las pretensiones inglesas de adueñarse de las tierras caribeñas españolas. Tiene una llamativa arquitectura, que combina la distribución arquitectónica espacial hispana, con las técnicas nativas de construcción en piedra. Este lugar está tan bien conservado, que es una inigualable ventana que me transporta a épocas pasadas.

En sus instalaciones funciona el Museo de la Piratería,donde puedo revivir la agitada época de piratas y corsarios. Admiro en este museo cañones y otras armas, naves a escala, y exquisitos murales que narran historias de esa época. Todo ello en una estupenda puesta en escena museística, que invita a un recorrido metódico y pausado.  

Este lugar puede ser visitado de martes a domingo, en horario de 9:00 a 19:00.  La entrada tiene  un valor de 55 MXN$ (pesos mexicanos) para adultos, y 23:00 MXN$ para niños.

Fuerte San Felipe, Bacaral

Fuerte de San Felipe – Foto cortesía de Mayan Travel.

Laguna de Bacaral

En una región donde los parajes de agua salada dominan, la Laguna de Bacaral rescata los encantos del agua dulce. Esta singular laguna es conocida como la Laguna de los Siete Colores, por las diferentes tonalidades que dominan sus aguas. Para mi fortuna, aún conserva la esencia de lugar virginal, sin una gran intervención por parte humana.  Por ello, este es un lugar predilecto que no dejo de visitar, cuando hago turismo en Bacalar.

Sus riveras ofrecen diferentes lugares donde disfrutar de un baño en sus tibias agua, junto al cálido sol caribeño.

A mi gusto, el mejor sitio es cerca de alguna de las varias palapas que están a disposición de los visitantes.

También puedo recorrer en bote la laguna, cuyo servicio puedo ampliar, y alquilar un equipo de buceo con esnórquel.

Los restaurantes que ofrecen servicios a los usuarios de la laguna, tienen aún ese sabor pueblerino en sus platos.

Su gastronomía es particularmente genuina, manteniendo los sabores locales heredados durante generaciones, lo que un buen gusto agradece.

Eso sí, yo suelo esquivar aquellos restaurantes que como parques, cobran entradas para ingresar a sus instalaciones. Generalmente dicho pago no es proporcional al valor que agrega a mi estadía en el lugar.

El Cenote Azul  

Para los antiguos mayas, los cenotes eran abismos, los cuales tenían tanto un significado sagrado como una importancia funcional.

Abastecidos por ríos de aguas subterráneas, representan una de las pocas fuentes de agua dulce de la región. Y entre los cenotes de Yucatán, destaca el Cenote Azul, ubicado en las cercanías de Bacalar.

Las aguas del Cenote Azul son quizás las más cristalinas de todos los cenotes de la región.

Tanto lo son, que es posible ver el fondo del cenote, aún cuando está a una profundidad de 90 m. Además, sobresale por estar rodeado de una densa y hermosa vegetación, lo que ofrece una espectacular vista del paisaje.

En las riveras del Cenote Azul se encuentra un restaurante familiar del mismo nombre, que ofrece buenas opciones gastronómicas. También brinda una vista increíble del paisaje, desde sus instalaciones tipo palapa.

Cenote Azul, Bacaral

Cenote Azul  – Foto cortesía de Hola Chetumal

Las Tirolesas Kan K’in

Al visitar Bacalar, no dejo disfrutar de la emocionante y desafiante diversión que ofrecen las Tirolesas Kan K’in.

Es un baño de adrenalina lo que recorre mi cuerpo durante el recorrido de unos 1,5 km que ellas ofrecen. Y me permiten contemplar la bella flora de la región, desde la perspectiva que solo tienen las aves en vuelo.

Ofrecen dos modalidades de recorrido, el Rally Salvaje y el Vuelo Colibrí, siendo el primero el más desafiante. Para un adulto, tienen un costo respectivo de  950 MXN$ y 750 MXN$.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *