Playa de Akumal en Quintana Roo

No hay en la Riviera Maya un destino turístico que conserve tanto la belleza natural como Akumal. Playas de blancas arenas, mar de múltiples tonalidad azules y turquesas, cielo dorado en los atardeceres, y vegetación de intenso verde. Para mí, es una acuarela de mágicos colores vertidos sobre un paisaje marino.

Sus variados ambientes acuáticos, que incluyes caletas, cañones y cavernas, la hacen el destino preferido de quienes disfrutamos de la contemplación de la flora y fauna en su estado natural.  También  ofrece  un nivel de intimidad  y tranquilidad que no se encuentra en otras localidades más concurridas de la Riviera Maya.

Playa de Akumal

Hay diferentes modalidades de alojamiento en la zona y sus alrededores. Se encuentran hoteles desde 2 a 5 estrellas,  que ofrecen variedad de confort y servicios según su nivel.  También hay una gran oferta de restaurantes de diferentes categorías.

Nadar entre tortugas en la playa de Akumal

En Akumal se encuentra una bahía de aguas calmas y cristalinas.  Ya en la época de los mayas, la bahía era reconocida, como lo es hoy, por estar habitada por gran variedad de tortugas marinas. De hecho, Akumal significa en mengua maya lugar de tortugas.

La observación de la fauna y flora marina, y en especial de las tortugas, es la actividad turísticas principal de la zona.  Un grupo llamado Centro Ecológico de Akumal se encarga de velar se cumplan una serie de normas destinadas al resguardo del frágil ecosistema marino.  Este centro está ubicado junto a la playa, y allí es posible conseguir cualquier información requerida.

En mis visitas a esta bahía nunca pierdo la oportunidad de nadar entre tortugas. Y es que considero que es una sensación muy gratificante poder observar al detalle la forma como estos magníficos animales se desplazan en el agua  Por otra parte, la variedad de tonos presentes en el fondo marino y el efecto que produce sobre ellos la luz solar, me resultan fascinantes.

Tortuga Marina en Akumal. Foto de Leon Ziegler

Aunque las tortugas son sin dudas las protagonistas principales, también es posible divisar variedad de peces multicolores y solitarias rayas en su vuelo marino.  E incluso visitar un pequeño ecosistema coralino.

En caso que no se disponga de uno propio, en  la misma playa es posible alquilar el equipo de esnóquel necesario para la observación del paisaje marino. En este caso, incluye también un salvavidas, de uso obligatorio en la playa para evitar la inmersión.  Algunos ofrecen adicionalmente el acompañamiento de un guía especializado,  e incluso, el traslado a la zona de observación en bote.

En particular, recomiendo los servicios de comida que hay en la propia playa, una variedad gastronómica para todo tipo de gusto.

Laguna Yal Kú

Muy cerca de Akumal (apenas a unos 2 km) se ubica otro exótico paisaje, igualmente bendecido por la naturaleza: la Laguna Yal Kú. Esta laguna es muy peculiar, ya que contiene una mezcla del agua salada procedente  del Mar Caribe, con agua dulce de origen subterráneo. Esta dualidad hace que en ella cohabiten dos ecosistemas diferentes.

 

Laguna de Yal Kú.

La laguna de Yal Kú está rodeada de una exuberante vegetación donde hacen vida diversidad de aves. Y en el agua es posible observar varias especies de multicolores peces marinos, que usan sus aguas como resguardo, en la etapa inicial de sus vidas.

En la laguna hay un pequeño restaurante donde preparan platos sencillos y snacks. También hay quienes ofrecen el servicio de alquiler de equipo de esnóquel, aunque en mi experiencia recomiendo contar con el propio, sobre todo si se visita en una temporada  con alta demanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *